domingo, 14 de abril de 2013

Generaciones de Warhammer y mi camino por el hobby


¡Hola a todos! hace unas semanas leí una entrada en Cargad! que hablaba sobre las distintas generaciones de jugadores de Warhammer fantasy, me gustó mucho el artículo y los comentarios de los seguidores, sobretodo porque me vinieron a la mente buenos recuerdos de diversión continua en esa época.

En mi caso me debería situar en la generación de los "Caballeros", cuando conocí Warhammer, pero no me inicié bien hasta unos años más tarde cuando empezaron con la sexta edición, por lo tanto sería también de la generación de los "Oscuros". No se, todo fue muy peculiar, ya que conocí Warhammer a los ocho años, una edad demasiado temprana, quizás muchos pensareis que a esa edad no se sabe valorar las cosas y menos un wargame, pero que decir, a esa edad yo supe valorar Warhammer a mi manera, más por la parte superficial o estética que por la parte de las reglas (para mi es lo recomendable para elegir un ejército). 
El caso es que un día en casa de unos amigos de mis padres, me fui a la habitación de uno de sus hijos, el cual me sacaba unos seis años más y estaba en su feliz edad adolescente, por lo que me mostró con mucho entusiasmo su mesa de juego que tenia montado la fortaleza de Gorka Monka, aluciné, a continuación me enseñó el videojuego Warcraft II y me seguí prendando de ese cuarto lleno de objetos mágicos que hechizaban mi mente y me llevaban a un mundo en el que mis fantasías no paraban de pasar por mi cabeza como flashback. Todo fue alucinante hasta que remató la jugada mostrándome el libro de ejercito de los Elfos Silvanos y un catálogo de los que daban en las tiendas, ahí ya empezó mi delirio de ideas.

Después de ese gran hallazgo mi cabeza no podía pensar en nada más, le debí dar tanto el coñazo a mis padres, que al final llamando a mi primo (un chico que había coleccionado miniaturas de la II guerra mundial desde pequeño) acordamos ir a la tienda de GW a ver que podía pillarme. Mi primer encuentro con la tienda fue único, fue entrar y ver colores y miniaturas bonitas por todas partes.

Un rato más tarde salí de la tienda con mi primo emocionado por haber rescatado su ilusión de la infancia y yo con un libro de ejército de bretonia, un spray de imprimación y una caja de arqueros bretonianos de los que te venían con la caja de pinturas iniciales. Esa tarde nos pusimos mi primo y yo a pintar, el me enseñó lo básico y yo lo único que hice fue leerme el libro y ver las fotos una y otra vez, creo que estéticamente me atraían tanto las miniaturas que no podía evitar pensar en otra cosa, como por ejemplo que con esas minis pudiera jugar...


Años más tarde, cuando empecé el instituto pude convencer a un grupo de amigos de que empezáramos un poco más seriamente con el juego, dicho y hecho, lo que pasa que de un año para otro pasaron de fantasy a 40k muy rápidamente y yo ahí no tenía nada. En los años previos a este momento solo me había comprado un blíster de un caballero del grial, nada más, por lo que me alegro de que en esa época me valiese con tener solo imaginación.
El grupo que se formo en los recreos del instituto fue algo muy surrealista, nos juntábamos una docena de frikis al menos, nos comprábamos la White Dwarf y la comentábamos, pero más que hablar de tácticas y demás, hablábamos de trasfondo de quien podría ganar a quien, pero de una forma trasfondistica no por reglas del juego.

No empecé a jugar mucho hasta que me traslade a Warhammer 40k, por lo que fantasy la deje aparcada, pero seguía ahí, en Warhammer 40k estuve probando muchos ejércitos, no sabía cual me gustaba más (guardia imperial, eldars oscuros y lobos), hasta que me quede con estos últimos, pero lo que más recuerdo es que uno de mis vecinos por aquel momento empezó con Eldars y jugábamos en su casa, que tenía una mesa de ping pong como campo de batalla...
Ahí mas que jugar intentábamos hacerlo...jugando con las reglas de la tercera edición estuvo muy entretenido esos años, porque quedábamos muchos amigos y jugábamos un tres para tres o cosas así, que consistía en despliegues de dos horas y turnos de tres...Nunca acabamos esas partidas, pero eso nos daba igual porque ya la imaginación estaba trabajando para seguir soñando una vez volvieses a casa.

Más tarde ese grupo se dispersó, porque la adolescencia es dura y hay muchos factores que distraen a los chavales...Pero yo acabe con una parte del grupo, que éramos los mas frikis de todos, pero ahí empezamos a jugar a Confrontation y bueno, esa época que duro unos tres años eclipso a los warhammer que pillaron mucho polvo, salvo alguna partida esporádica de vez en cuando, luego empecé con otros temas y deje todos los wargames durante unos años.

En la octava edición de fantasy volví por fin con muchas ganas, al igual que con la sexta de Warhammer 40k, pero...Solo son espejismos, nunca he sido un jugador, he sido más un coleccionista, sigo manteniendo a ese niño que miraba las imágenes y leía relatos para motivar su imaginación y soñar despierto. El problema de hoy en día, es que ya me he cansado mucho de la dirección que ha tomado la empresa y me fastidia que me tenga que auto motivarme para disfrutar de mi hobby, cosa que no me pasa con Confrontation obviamente...
Todo esto era hasta hace unos días, cuando leí el blog de Dark Jober y me recordó que el hobby te lo tienes que administrar tu no una empresa, por lo que el agobio que sentía por tener tantas miniaturas sin darles un buen uso desapareció, por tomar ideas de cómo administrar el poco tiempo que tengo para el hobby y como dar buen uso a lo que tengo, teniendo así una planificación a largo plazo y no en el momento.



Sobretodo he recordado que lo que me interesa a mi son las batallas pequeñas, por lo que debo de ignorar las ideas de tener grandes ejércitos para reducirlos y tener ejércitos más prácticos con todas las miniaturas con posibilidad de usarlas, pintarlas y apreciarlas, también con opción de usarlas en Mordheim o en Patrullas. Esto hará que mi pasión por el hobby no decaiga y que ignore las novedades de GW aun más, porque no tengo intención de seguir un ritmo que no puedo ni empezar. Siempre es mejor ir a un ritmo más despacio pero por lo menos disfrutarlo, no deshacerse de todo y luego arrepentirse, ese es el camino fácil, así que a aguantar tentaciones o por lo menos a intentarlo, que mi habitación tiene que tomar una visión mas ordenada de las miniaturas que la ocupan.

4 comentarios:

  1. Me he sentido muy identificado!

    Gran artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, por desgracia o por gracia, depende como se mire( si se enfoca solo la parte positiva de la experiencia), muchos hemos pasado por estas fases y hemos acabado igual desde que conocimos la marca GW, pero bueno, siempre habra que quedarse con lo bueno y seguir para delante, sea con la misma marca o con otras de igual o mejor calidad y trato.

      Me alegra que te haya gustado la entrada ;)

      Eliminar
  2. Gracias por la mención!

    Por suerte no todos vivimos el hobby de la misma forma y mi objetivo con el blog es que los aficionados vean que hay otra forma de vivirlo, que puedes encontrar la máxima satisfacción con lo que tienes.

    Muchas veces el problema es de enfoque.

    Cuando jugaba a 40k me frustraba muchísimo, no sabes, la escala de las batallas es demasiado para ti, no tienes las unidades necesarias...

    Así que como en todo, echas unos pasos para atrás y miras con perspectiva.

    De lo pequeño a lo grande.

    Ahora me siento muy bien jugando Mordheim y Kill Team. Y me abstraigo de cualquier crítica que quiera incitarme a "ser como los demás", como aficionado tengo unas necesidades que son perfectamente cubiertas con éstos. No necesito más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razon y es una pena que me desenfocase hace unos años y pasara de las escaramuzas a las batallas masivas de nuevo, ahora tengo que retomar de nuevo el camino para que esto sea un divertimento no un problema.


      Sigue con tu filosofia y disfruta del hobby.

      Eliminar