viernes, 22 de julio de 2016

Deathwatch Overkill (Reseña)


Me gusta probar y volver a jugar un juego hasta juzgarlo bien, este Overkill no ha sido una excepción y por eso he tardado un poco más de la cuenta en traerlo, sobretodo porque montar tantos genestealers se me hizo un poco repetitivo en algún punto del montaje, pero el conjunto lo mejora todo...


Bueno, quería mostraros mis impresiones sobre este otro juego de GW que he conseguido a un precio más reducido, como hice con Warhammer Quest, dos productos que han salido en un momento en el que GW parece que quiere reconciliarse con el público y sobretodo vender más...El hecho es que tenemos una caja con una calidad igual a la de Warhammer Quest, algo que se agradece, pese al elevadísimo precio original.


Overkill es un juego que huele mucho a Space Hulk, pero una vez jugado huele de refilón...No es ni tufillo ni nada, es solo un aroma que se queda en la caja y nada más. Resulta que el juego si mantiene esa "angustia" por los espacios cerrados y por las hordas de "aliens" que te quieren destruir, pero en este caso el jugador que maneja a los genestealers pueden jugar, puede disfrutar de hacer una pequeña gestión de sus cartas de acción para poder fastidiar a su rival y ganar él la partida. Las cartas del jugador tiránido están bien, pero llega un momento que no tienen mucho sentido cuando te faltan miniaturas para representar o siempre se repiten las mismas, casi parece mejor que este sistema se hiciese de otra manera o que hubiese más tipos de cartas.


El sistema en sí parece una versión ligera de Warhammer 40k, algo que agradecerán los jugadores veteranos del juego, es muy ligera pero está bien, no es una simpleza total, las armas tienen sus características y cada marine lo necesitas usar de una manera diferente, el juego es difícil para el marine, puedes sufrir muchas dificultades para conseguir tu objetivo, si es que llegas a acercarte.

Ir a lo loco en este juego no te servirá, en seguida te puedes encontrar con una montonera peligrosa de rivales.

No he encontrado ningún problema real al juego, más allá que es más un juego de mesa comparado con Warhammer Quest, el cual tiene más película detrás...Acaba siendo un mata-mata, el cual se pueden jugar muchas partidas en una tarde y disfrutar de un mata-mata del futuro, por lo que lo veo entretenido, las miniaturas se pueden emplear para otras opciones de juego e incluso se pueden cambiar las facciones seguramente si eres un poco creativo. El juego tiene una buena idea, pero se queda bastante simple, sin compararlo con otros juegos del estilo, creo que está bien para jugadores noveles/casuales que quieran pasar un buen rato, no tiene mucho más detrás, pese al intento de GW de montar una "campaña" con trasfondo detrás.


Las miniaturas tienen un nivel altísimo como Warhammer Quest y disfrutaré pintándolas, Algunas reglas pese a ser básicas tiene buenas ideas y quizás las exporte a otros juegos algo más complicados, como Infinity, pero ya sabéis si queréis otro juego con más contenido creo que os gustaría más la Herejía de Horus que está más entretenido si deseáis combates de marines vs marines.

2 comentarios:

  1. Gran reseña, al final aún tengo pendiente la caja pero sé que caerá antes o después xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta bien la caja si te cuesta menos 100 euros y si lo contemplas para partidas sencillas y poco mas, es un mata-mata como puede ser el black Plague de Zombicide, pero con la esencia de 40k, que eso llama mucho.

      Un saludo Wolfen.

      Eliminar